Escuelas-Digitales-Campesinas---polivirtual

Gracias a las Escuelas Digitales Campesinas “Para aprender no hay edad”

La frase la entrega la coordinadora educativa del proyecto Escuelas Digitales Campesinas (EDC), un programa socioeducativo de Acción Cultural Popular (ACPO), que implementa modelos de enseñanza y aprendizaje para los campesinos de nuestro país, por medio de las TICs y que un gran porcentaje se encuentra entre los 14 y 74 años.

Las EDC son la continuación de un programa que surgió en 1947, cuando se utilizó la radiodifusión como medio educativo para los campesinos colombianos. Hoy, 60 años más tarde, esta iniciativa sigue en pie con un crecimiento considerable y con un grado de importancia alto para los el sector campesinado de Colombia.

Polivirtual se contactó con Mariana Córdoba para conocer más sobre este programa que se viene desarrollando en el país y sobre la importancia del buen uso de las TIC en los campesinos de Colombia. No dejes de leer esta importante charla.

Polivirtual: ¿Cuál es el objetivo de las Escuelas Digitales Campesinas?

Mariana Córdoba: El programa EDC se propone contribuir a la plena inclusión cultural, social y económica del campesinado colombiano. Tiene a su vez una serie de objetivos específicos: (1) implementar un modelo de enseñanza-aprendizaje para el medio rural colombiano; (2) promover un desarrollo integral y armónico del sector rural, que incluya a la persona y a la comunidad en su triple dimensión (ser, saber, hacer); y (3) garantizar la mejora de las prácticas de gestión y aprovechamiento de la tierra, los ríos y los mares, a través de procesos de educación, formación y capacitación basados en la convergencia de métodos y medios impresos y audiovisuales

P: ¿Por qué surgió la idea de las Escuelas Digitales Campesinas?

MC: ACPO nace en 1947 y desde sus inicios utilizó los medios de comunicación, principalmente la radiodifusión, con fines educativos, teniendo como destinatarios a los campesinos colombianos. Con el proyecto “Radio Sutatenza” llegó a convertirse en una de las industrias culturales de mayor impacto en América Latina.

Con la llegada del siglo XXI surgieron nuevos desafíos para la organización, particularmente con el advenimiento de la “nueva ruralidad”, que implicó nuevas relaciones entre el campo y la ciudad. En dicho contexto creamos Escuelas Digitales Campesinas, programa socioeducativo dirigido al campesinado colombiano, cuya finalidad es lograr su plena inclusión a través del uso privilegiado de las NTICs (Nuevas Tecnologías de la Información y de la Comunicación).

P: ¿Por qué es importante que la población rural tenga un buen uso de las TIC?

MC: Estamos convencidos de que el campesinado colombiano debe aprovechar las oportunidades que ofrece la globalización, y para ello hoy es indispensable el manejo de ciertas herramientas digitales fundamentales. No obstante, el reto consiste en lograr que el uso de las TIC no aísle al campesino y que pueda conectarlo con el mundo. Así podrá interactuar con otros actores y establecer redes de acción colectiva para la defensa de sus intereses, la dignificación de su vida y el mejoramiento de su entorno. Para ello, más allá de garantizar el uso de la tecnología, es preciso procurar que el acceso sea efectivo, incluyente y significativo para el habitante rural.

P: ¿Qué tipo de programas o temáticas se dictan en las Escuelas Digitales Campesinas?

MC: El modelo de EDC se encuentra cimentado en un proceso de autoformación de carácter virtual alojado en una plataforma Moodle. Actualmente se imparten cuatro cursos: Alfabetización Digital; Conocimiento del Medio; Liderazgo; Empresa y Asociación. Se espera presentar próximamente el curso de Paz y Convivencia y de Adaptación al Cambio Climático. La idea es diversificar la oferta, desarrollando nuevos cursos que retomen diferentes vocaciones productivas en los territorios donde ACPO tiene incidencia.

P: Según los datos, las personas que asisten allí están entre los 14 y 74 años. ¿Cómo ha sido la aceptación de las TIC en los adultos mayores?

MC: ACPO siempre buscó trascender de las miradas conservadoras de lo educativo que suponen una mirada normalizadora del estudiante ideal, y que consideran que las distintas etapas de la vida están secuencial y claramente delimitadas. Muy por el contrario, creemos que para aprender no hay edad.

Los adultos mayores que hoy transitan por nuestras escuelas lo hacen con gran entusiasmo. Si bien no son nativos sino “migrantes digitales”, y en ocasiones deben poner grandes esfuerzos para adquirir nuevas herramientas ligadas a las TICs, entienden que estas pueden contribuir a la concreción de proyectos futuros y a la mejora de sus vidas y la de sus comunidades.

P: ¿En qué le ayudan las Escuelas Digitales Campesinas a los niños y jóvenes?

MC: Según los últimos datos del Censo Nacional Agropecuario la población rural ha sufrido un proceso de envejecimiento. Por ello, es necesario construir elementos de arraigo al campo, y entendemos a la educación como elemento central de arraigo de los jóvenes a sus territorios rurales.

A través de las EDC, niños y jóvenes aprenden nuevas habilidades y sobre todo pueden posicionarse de manera diferente frente al mundo, comprender mejor su entorno y actuar sobre él, en la mira de afirmar su valor como persona y de realizar su proyecto de vida individual y colectivo. De esa forma entienden que pueden convertirse en agentes de cambio social.

P: ¿Para estar en las Escuelas Digitales se necesita algún conocimiento previo o está abierto para todos?

MC: Nuestros cursos no poseen requisitos previos de formación, fuera de la necesidad de saber leer y escribir. Por ello el modelo educativo, conocido como la Educación Fundamental Integral, es accesible, flexible e incluyente. (Lee: Educación virtual, un modelo educativo incluyente).

P: ¿Qué se debe hacer para aumentar el acceso a la educación por medio de las TIC?

MC: Es indispensable contar con una infraestructura y equipamientos adecuados, y docentes capacitados. No obstante debemos recordar que vemos a las TIC como meros instrumentos para mejorar la calidad de vida de las personas.

P: ¿Cuántas Escuelas Digitales hay hasta el momento y a cuántas se quiere llegar?

MC: Actualmente tenemos 34 escuelas en 8 departamentos del país: Antioquia, Boyacá, Cundinamarca, Cauca, Valle del Caucha, Chocó, Caquetá y La Guajira. El desafío es llegar a tener 100 escuelas.

Entrevista realizada por Diego Camilo Garzón Cetina

La frase la entrega la coordinadora educativa del proyecto Escuelas Digitales Campesinas (EDC), un programa socioeducativo de Acción Cultural Popular (ACPO), que implementa modelos de enseñanza y aprendizaje para los campesinos de nuestros país, por medio de las TICs y que un gran porcentaje se encuentra entre los 14 y 74 años.

Politécnico-Grancolombiano-polivirtual

Siguiente articulo

¿Cuál es el objetivo del TAV del Politécnico Grancolombiano?

La institución universitaria Politécnico Grancolombiano sigue demostrando sus avances en educación virtual y en las ventajas, y ayudas, que les brindan a los estudiantes virtuales que cursan carreras virtuales allí.

Sin Comentarios

Cancelar